Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío
Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío
skip to main content
Proteger y Mantener

Consejos prácticos para no

padecer las alergias en otoño

Las alergias de otoño no tienen que ser inevitables.

 

Probá estos prácticos consejos que te ayudarán a evitar que aparezcan las alergias en el otoño.

Hacete una prueba para saber qué te afecta.
Uno de los errores más comunes en el otoño es confundir las alergias con un resfrío, y viceversa, sobre todo cuando hace más frío. Una regla básica para darse cuenta es que si los músculos no duelen, es probable que sólo se trate de una alergia. Sin embargo, todavía tenés que determinar qué está causando la reacción alérgica. Una vez que lo sepas, podés tomar las medidas adecuadas para reducir de forma significativa tus alergias en el futuro, en lugar de recurrir a los medicamentos de venta libre y recetados. Tu médico puede realizar una prueba sobre tu piel muy simple para determinar qué alérgenos son los que más te afectan. Si querés un análisis más profundo, un análisis de sangre puede ser necesario.

Evitá ciertas frutas y hortalizas.
Una de las causas más comunes de las alergias de otoño es el polen de la ambrosía (es decir, la fiebre del heno). Si sos alérgico a la ambrosía (más de 36 millones de estadounidenses lo son), hay ciertas frutas y verduras que, si se consumen regularmente, podrían imitar los efectos de la fiebre del heno, y podrían incluso aumentar tu alergia en días con alta concentración de polen. Las frutas, verduras y semillas que debés tener en cuenta son los plátanos, melones, pepinos, calabacines (zucchini) y semillas de girasol No salgas por la mañana.
Con temperaturas más bajas y mejores condiciones climáticas, es tentador disfrutar de las mañanas de otoño al aire libre. Desafortunadamente, es entonces cuando la concentración de polen está en su pico. De hecho, hay más polen en el aire entre las diez de la mañana y el mediodía que en cualquier otro momento del día. Así que si estás pensando en trabajar en el jardín o hacer deporte al aire libre, tratá de hacerlo en la tarde o al anochecer.

Duchate antes de acostarte.
A la mayoría de la gente le gusta ducharse ni bien se levanta. Sin embargo, si estuviste afuera durante más de una hora ese día, tené en cuenta la ducha antes de ir a dormir. El cabello y la piel atraen naturalmente a los alérgenos. Acostarse sin haberse duchado para quitarse el polen, el polvo, el moho y la caspa podrían hacer que te despiertes estornudando en lugar de desperezándote.

Practicá la irrigación nasal.
Hay una gran cantidad de medicamentos e inhaladores antihistamínicos para ayudar a aliviar tus alergias. Pero si querés probar algo un poco más natural para aclarar tus senos, tené en cuenta la anticuada irrigación nasal. Básicamente consiste en un recipiente que se parece a una tetera en miniatura. Funciona así: En primer lugar, debés llenarlo con agua tibia, ligeramente salada (con agua destilada funciona mejor). A continuación, incliná la cabeza hacia un lado y vertí lentamente la solución en la fosa nasal superior. El líquido sale por la fosa nasal inferior. Suena raro, ¿no es así? Se puede sentir extraño al principio, pero millones de personas en todo el mundo han adoptado este remedio homeopático para aclarar sus senos. Hacé un intento y fijate si te surte efecto.