Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío

Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío
Tratamiento de los sintomas de la Gripe, la Tos y el Resfrío
skip to main content
Tratamiento y Mejora

Cómo evitar que los

resfríos se cuelen a tu fiesta

Por Ella Brooks

 

Cuando sos anfitrión de fiestas y eventos familiares durante la temporada de los resfríos y la gripe, hay un desafío adicional para agregar a los preparativos: la reducción del riesgo de propagación de los gérmenes del resfrío y la gripe. Aunque a todos nos gusta celebrar con amigos, familiares y compañeros de trabajo, es fácil que los gérmenes se cuelen a tu fiesta.

Afortunadamente, podés ser un amable anfitrión y mantener a todos sanos, dice la experta en etiqueta Anna Post, tatara-tataranieta de Emily Post, autora estadounidense sobre etiqueta. "Siempre es importante tener buenos modales, pero es especialmente importante durante la temporada de resfríos y gripe", dice ella.

Anna Post tiene algunos consejos valiosos sobre cómo manejar seis de los escenarios más comunes de propagación de gérmenes durante la temporada. Seguí su ejemplo y nadie va a salir de tu casa con resquemor… ni tampoco con gripe.

Escenario 1: Tus amigos vienen a pasar un fin de semana largo y el hijo de ellos habitualmente estornuda sin cubrirse la boc.
En tu posición no podés corregir al hijo de otra persona, dice Post. Es mejor hablar con los padres con claridad y en calma, ya que es más probable que los ofendas si pareces contrariada. Hacelo más fácil para sus invitados diciendo: "Yo sé que todos estamos muy preocupados por la gripe en esta temporada. Me gustaría colocar un banquito en la cocina para que los niños puedan lavarse las manos”. Tu hija podría incluso entusiasmarse por lavarse las manos como un adulto. Por último, podés ofrecer enseñarle a la nena un truco para tener las manos limpias, pero una vez más, que tu tono sea amable: "A mis hijos les encanta este truco de estornudar en la manga, ¿puedo enseñárselo a Sara?".

Escenario 2: En una comida informal donde se reúnen amigos, los asistentes van a querer darte la mano al llegar, pero no querés fomentar la propagación de gérmenes.
"Está bien no dar la mano en tanto transmitas una cálida bienvenida con tus palabras y el lenguaje corporal", dice Post, quien recomienda adaptar el saludo a cada persona:

  • A los amigos íntimos y seres queridos: Dales un abrazo. .
  • • A los conocidos: Dales una sonrisa de bienvenida, pero conservá las manos junto a tu cuerpo mientras decís: "¡Qué bueno poder verte!"
  • A los compañeros de trabajo: Lo mejor es dar la mano a tus colegas. Simplemente retirate a lavarte las manos una vez que los saludos hayan terminado.
Escenario 3:Durante una visita de una semana a tu casa, una familiar contrae un resfrío.
Lo más importante es no hacerla sentir como una paria, dice Post. "Ella no es de pronto una persona no grata sólo porque se enfermó”. Decile cuánto lamentas que se esté sintiendo mal. Ella puede decidir acortar la visita, pero si no es así, ayudala a sentirse lo más cómoda posible en tu hogar. Asignale un acogedor dormitorio que sea tranquilo y esté alejado de las otras personas para que pueda descansar mucho. (Esto también ayuda a impedir que los gérmenes se propaguen.) Colocá un televisor en la habitación y llevale algunos libros para mantenerla ocupada. Por último, andá más allá ofreciéndole que te pida lo que necesite, porque puede ser que ella se avergüence de hacer pedidos, dice Post. Ofrecele llevarle un poco de té, prepararle un baño caliente o ir a la farmacia para conseguirle sus remedios.

Escenario 4: Estás jugando después de una cena de fin de semana y un amigo tose sobre el teclado y luego se lo entrega a usted.
Hay dos conductas apropiadas, dice Post. Si quien tosió no es demasiado sensible, usá el camino directo. Bromeando diga (en tono sonriente): "Juan, ¡qué desagradable! ¡Andá a limpiar esta cosa!". Si no te sentís cómodo siendo tan contundente, intentá un enfoque más diplomático. Simplemente agarrá el teclado mientras decís: "Con la gripe que anda dando vueltas, dejame limpiar esta cosa".

Escenario 5: Organizás un "happy hour" durante un feriado en tu casa para tus compañeras de trabajo. Una de ellas comienza a ayudar a preparar aperitivos, pero no se lavó las manos antes de tocar la comida. .
Como anfitriona, es tu responsabilidad velar por el bienestar de todos tus invitados. Dicho esto, a nadie le gusta ser corregido, por lo que es importante que te expreses con amabilidad. "Cuando estamos preocupados o estresados, a menudo olvidamos que el tono de voz hace la diferencia. Uno debe ser directo, pero a la vez amable”, dice Post. Sonreíle a tu amiga y con toda tranquilidad decile: "María, estamos en la temporada de resfríos y gripe, así que ¿te importaría lavarte las manos? Hagámoslo como cuidado adicional. Hay jabón en el lavadero".

Escenario 6: Faltan dos horas para la reunión anual de intercambio de galletitas de vacaciones en tu casa, y notás los primeros síntomas de la gripe. No querés defraudar a todo el mundo cancelando el evento, pero tampoco que nadie se enferme.
Llamá a una amiga cercana que concurra a la fiesta y pedile que oficie como anfitriona. Podrías decirle: "Paula, creo que estoy incubando algo. Sé que esto es mucho pedir, pero todo está listo, y yo desearía que pudieras oficiar de anfitriona. Yo me quedo arriba, pero quiero que todos se diviertan". Si estás demasiado enferma como para recibir gente en tu casa, pedile a una vecina que esté invitada si puede celebrar la fiesta en la suya. Decile: "Mercedes, sé que esto es de última hora, y lo siento mucho. Pero tengo gripe y no quiero que nadie se enferme. ¿Podríamos hacerla en tu casa?". Si ella está de acuerdo, pedile que te ayude a llamar a los demás invitados para difundir la modificación, y que tu esposo abra la puerta a aquellos a quienes no les pudo avisar. Todo lo que él tiene que decir es: "Lo lamentamos mucho, nos tratamos de comunicar con vos. Pero mi esposa está enferma, y no queremos que nadie se contagie, así que la fiesta se realiza en la casa de al lado”.

Si no tenés una amiga que pueda realizarla, entonces tenés que llamar a tus invitados y cancelarla, dice Post. "Es desafortunado cancelar a última hora, pero es mejor que hacer que tus amigos se enfermen", expresa.